Divorcio sin acuerdo con hijos

En muchas ocasiones sucede que uno de los esposos quiere divorciarse, pero su pareja no está de acuerdo, surgiendo muchas preguntas sobre cómo proceder. ¿Puedo divorciarme si mi pareja no quiere? ¿Qué trámites debo seguir? ¿Qué sucederá con mis hijos? En este artículo trataremos de dar respuesta en buena medida a todas estas y otras cuestiones.



Aunque si bien es cierto que normalmente en los casos de ruptura conyugal siempre recomendamos intentar tramitar el divorcio de mutuo acuerdo, más si cabe cuando existen hijos menores en el matrimonio, lo cierto es que en muchas ocasiones no resulta posible, debiendo irremediablemente acudir a la vía contenciosa.


Pero, ¿Qué es el divorcio contencioso?


El divorcio contencioso es aquel que se tramita cuando no existe un consenso entre los cónyuges sobre la ruptura conyugal o acerca de alguna de las medidas que deben regir tras la disolución del matrimonio.


¿Cuáles son los requisitos para poder divorciarse?


En la actualidad no resulta necesario invocar ninguna causa para solicitar el divorcio, siendo el único requisito imprescindible para ello que hayan transcurrido al menos tres meses desde la celebración del matrimonio.


¿Qué documentos necesito para interponer el divorcio?


Antes de iniciar los trámites del divorcio resultan necesarios una serie de documentos que principalmente son los siguientes:


- Certificado de matrimonio.


- Certificado de nacimiento de los hijos matrimoniales.


- Certificado de empadronamiento.


Además, en muchas ocasiones puede resultar también conveniente contar con otra serie de documentos, tales como:


- Escritura del régimen económico-matrimonial.


- Certificado bancario de las cuentas, hipoteca, préstamos, etc..


- Contratos de trabajo y nóminas.


- Otros documentos que pudieran resultar necesario en orden a hacer valer las pretensiones las partes.


¿Cómo se inicia el procedimiento de divorcio contencioso?


El procedimiento de divorcio contencioso se inicia mediante la presentación de la correspondiente demanda por parte de uno de los cónyuges dirigida al Juzgado de Primera Instancia del último domicilio de los cónyuges.


Además, junto con la demanda de divorcio, resulta necesario acompañar una propuesta de convenio regulador con las medidas que deberán regir las relaciones entre los cónyuges una vez haya sido dictada la sentencia por la que se declare la extinción del matrimonio.


¿Es posible reconducir un proceso de divorcio contencioso a uno de mutuo acuerdo?


Si, durante la tramitación del proceso de divorcio contencioso es posible que las partes finalmente alcancen un acuerdo, pudiendo las mismas a partir de ese momento reconducir la tramitación procesal por los tramites establecidos para el procedimiento de mutuo acuerdo.


¿Qué medidas establecerá la sentencia de divorcio?


La sentencia judicial que declare el divorcio establecerá las medidas personales y económicas que regirán en el futuro una vez extinguido el matrimonio.


A tal efecto, la sentencia deberá establecer las siguientes medidas:


- Guarda y custodia de los hijos: La sentencia de divorcio deberá establecer cuál de los progenitores ostentará la guardia y custodia de los hijos menores de edad o, como cada vez resulta más frecuente, si ambos progenitores compartirán la misma.


- Uso de la vivienda familiar: De igual forma, mediante la correspondiente sentencia se deberá establecer a cuál de los cónyuges se atribuye el uso del domicilio familiar.


- Régimen de visitas: La sentencia de divorcio deberá establecer también un régimen de comunicación y estancias entre los hijos para el progenitor no custodio.


- Pensión de alimentos: Si la guarda y custodia se atribuye a uno de los progenitores la sentencia de divorcio impondrá al progenitor no custodio la obligación de abonar mensualmente una pensión de alimentos en favor de los hijos del matrimonio.


- Contribución a las cargas del matrimonio: Asimismo, la sentencia de divorcio regulará de igual forma en que medida cada uno de los cónyuges deberá contribuir en el futuro a las cargas familiares (hipoteca, préstamos, gastos médicos y de educación de los hijos, etc.).


- Pensión compensatoria: En aquellos casos en los que el divorcio pueda ocasionar un desequilibrio económico entre los cónyuges, mediante sentencia se podrá establecer también una pensión compensatoria en favor de uno de los cónyuges para compensarle por la pérdida patrimonial que le ocasiona el divorcio.


-Régimen económico matrimonial: En caso de que el matrimonio se viniera rigiendo en régimen de sociedad de gananciales la sentencia de divorcio decretará igualmente la disolución del mismo.


CONCLUSIÓN


Los procedimientos de divorcio tienen importantes efectos familiares y económicos durante muchos años, fundamentalmente cuando existen hijos menores dentro del matrimonio, de ahí que siempre sea recomendable contar con el asesoramiento legal de un abogado especialista en derecho de familia para obtener el resultado más favorable para tus intereses.



¿Tienes alguna duda?

Rellena el formulario de contacto que se encuentra debajo

y estaremos encantados de poder ayudarte.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo