¿Has sufrido daños en casa por culpa de algún vecino?

Los daños sufridos en la vivienda por culpa de un vecino o de la comunidad de propietarios, tales como goteras, humedades o grietas, entre otros, son situaciones que resultan muy habituales y suscitan muchas preguntas. Por ejemplo, ¿Qué ocurre si tu vecino no dispone de un seguro de hogar? ¿O si tu vecino no reconoce ser el causante del daño? ¿Y si la vivienda causante del daño se encuentra vacía? En este artículo te explicamos todo lo que debes saber y cómo proceder en función de las distintas situaciones ante las que te puedes encontrar.



Origen de la avería


Antes de reclamar los daños sufridos en nuestra vivienda lo más importante es determinar quién está causando el daño, ya que efectivamente puede tratarse de la avería de un vecino, como un grifo o una ducha que pierde agua, pero también puede ser debido al fallo de algún elemento común de la comunidad de propietarios, como una terraza o una fachada.


Informe pericial


En algunas ocasiones no existe lugar a dudas acerca del motivo de los daños o los vecinos se ponen de acuerdo sobre el responsable del daño causado, pero si por el contrario no existe acuerdo sobre el origen del mismo será preciso contar con los servicios de un arquitecto, quien elaborará un informe pericial donde se determinará quien es el responsable del daño y obligado a su reparación, así como el precio o cuantía de las reparaciones necesarias y de los daños y perjuicios sufridos.


Por lo general, los responsables de los daños causados en una vivienda pueden ser:


- Un vecino


Si nos encontramos con que el daño tiene su origen en la vivienda de un vecino este será responsable y deberá responder por los daños ocasionados.


- La comunidad de propietarios


Si el origen de los daños procede de un elemento común del edificio será la comunidad de propietarios quien deberá hacerse cargo de la reparación, tal y como establece el artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal.


Además, con independencia de quien resulte el responsable de los daños, si quien sufre los daños es el inquilino de una vivienda le corresponderá al arrendador la gestión de su reparación, si bien el inquilino se encuentra obligado a comunicárselo lo antes posible para evitar que los daños se agraven.


Reclamación extrajudicial

Una vez determinado quien es el causante de los daños lo lógico sería hablar con el responsable (vecino, presidente de la comunidad, arrendador...) y exponerle la situación, con el fin de que proceda voluntariamente a la reparación de los daños.


Sin embargo, en ocasiones el causante no acepta su responsabilidad, por lo que en esta caso deberemos proceder a realizar un requerimiento extrajudicial mediante burofax con certificado de texto y acuse de recibo, donde expondremos los daños que estamos sufriendo y le concederemos un plazo razonable para reparar voluntariamente los daños.


Reclamación judicial


Si a pesar del requerimiento, el responsable de los daños se negara a realizar las reparaciones necesarias para restaurar nuestra vivienda a su estado anterior, entonces será preciso reclamar los daños por vía judicial.


A tal efecto, tendremos que interponer la correspondiente demanda, junto con los documentos que acrediten los daños ocasionados (acta notarial, informe pericial, burofax, etc.), contra quien resulte el causante de los daños de nuestra vivienda. En dicha demanda solicitaremos que se condene al responsable de los daños a reparar los mismos, así como que abone los daños y perjuicios sufridos en nuestra vivienda y los gastos del procedimiento judicial.


Plazo


El plazo para reclamar los daños producidos por un tercero en nuestra vivienda es de un año a contar desde el momento en que la conducta o acción que haya causado el daño haya cesado y los daños puedan cuantificarse.


Seguro de hogar

La práctica totalidad de los seguros de hogar contienen una cobertura de defensa jurídica de cara a realizar la reclamación a terceros por los daños y perjuicios sufridos en nuestra vivienda y que permite al asegurado elegir libremente a sus profesionales de confianza (abogado, procurador, perito, etc.), siendo el seguro el encargado de satisfacer los honorarios de dichos profesionales.

Conclusión

Si has sufrido daños en casa por culpa de algún vecino o de la comunidad de propietarios puedes exigir la reparación de los mismos y que se te indemnice por los daños y perjuicios sufridos, siendo recomendable para ello contar con el asesoramiento de un abogado experto en la materia.

¿Tienes alguna duda?

Rellena el formulario de contacto que se encuentra debajo y estaremos encantados de poder ayudarte

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo